Los Balcanes, Eslovenia

 

ESLOVENIA

En pleno corazón de Europa, entre Austria, Italia, Hungría y Croacia, hay un pequeño paraíso desconocido para la mayoría de los viajeros. Formaba parte de la antigua Yugoslavia.

Circula por ahí un estudio que la sitúa en el primer puesto europeo en cuanto a seguridad se refiere. Los eslovenos no cogerán algo ajeno a no ser que sea para llevarlo a comisaria o devolvérselo a su dueño.

Su buena educación se hace patente en todo momento y su buena disposición puede llegar a impresionar a cualquiera. De hecho, están tan hechos a que todo vaya bien. Y es que Eslovenia es un paraíso para aquellos que quieran hacer unas vacaciones con la tropa al completo, es decir, con el perro y todo. Nuestro querido amigo es bienvenido en casi cualquier establecimiento o local y, en la mayoría de ellos, se encontrará con un plato de agua, un poco de comida y un silloncito de mimbre para que pueda disfrutar del rato sabiendo que es uno más de la familia.

Parte de Los Balcanes, donde las Leyendas cobran vida como esta.

La campana de los deseos
En lo alto de la iglesia de la Asunción de María hay un pequeño campanario con una campana mágica. Pero hay dos versiones de la misma historia. Una cuenta que una banda de forajidos mató al señor del castillo y su pobre viuda quiso regalar una campana a la iglesia para sentirse más cerca de la Virgen María. La otra historia cuenta que princesa que iba a casarse, recibió la noticia de que su prometido había muerto en una batalla antes de llegar a contraer matrimonio. La joven desconsolada, mando construir una campana de oro para llevarla a la iglesia en la que iban a casarse, pero (y aquí es donde empiezan a coincidir las historias) la mala suerte quiso que el traslado lo llevaran a cabo durante una noche de tormenta y tempestad. De manera que la campana acabó en el fondo del lago.
Rápidamente, desde Roma se encargó la construcción de otra campana, esta vez de bronce y ésta sí llegó a colocarse en la torre. Pero hay quien dice que en las mismas noches de tormenta se escucha repicar a la primera campana de oro, desde el fondo del lago. Y ¿por qué se llama de los deseos ésta campana? Porque esta campana, construida por el Papa de Roma, es la que cuelga del campanario actualmente y de ella pende una cuerda. Si uno formula un deseo de corazón y después tira de la cuerda con la suficiente fuerza para lograr que suene tres veces, ni una más ni una menos, su deseo será cumplido.

 

Bucanero Tours
Enviar WhatsApp